La cultura japonesa pone trabas a la instalación de Airbnb y Uber en Japón

Japón rechaza a Airbnb y Uber por el bien de la sociedad

vida: Japón rechaza a Airbnb y Uber por el bien de la sociedad
98 %
364 votos
Comentarios Facebook Twitter

  Problemas con Airbnb y Uber en Japón

El estado se niega a dejar en la calle a miles de profesionales del sector, a llenar barrios residenciales de turistas y a hacer disparar los precios impidiendo la instalación de Airbnb y Uber en Japón.


Con miles de reservas de Airbnb descartadas y Uber reducido a la entrega de alimentos, se les está haciendo muy difícil a los gigantes de la economía colaborativa instalarse en Japón: se han visto atrapados entre una regulación estricta y la sospecha popular.

Japón puede ser la tercera economía más grande del mundo y un centro de alta tecnología pero ha sido sorprendentemente lento para adaptarse a la economía de intercambio que ha perturbado los mercados en todo el mundo.

Según las cifras de 2016 calculadas por el instituto de investigación Yano, la economía colaborativa representó 50,000,000,000 ¥ (388.072.212,48 € | 456,450,096.31 $) en Japón.

Si bien es un aumento interanual del 26%, es una gota en el océano en comparación con los mercados de Europa, Estados Unidos de America y China.

Esto en parte se debe a la confusión entre el público acerca de lo que es la economía colaborativa: solo el 2,7% de la población está familiarizada con el concepto de acuerdo con una encuesta realizada en 2017 por la firma de servicios profesionales de PwC.

Las estrictas regulaciones locales también han frenado el sector, como recientemente descubrió la empresa de distribución compartida Airbnb para su disgusto.

El 15 de Junio, entró en vigencia una nueva ley que buscaba regular el sector de alquiler a corto plazo.

Aunque Airbnb lo recibió como una manera de despejar la zona gris legal en la que ha estado operando, la nueva ley se ha convertido en algo así como un arma de doble filo, con miles de propietarios obligados a deshacerse de sus propiedades después de no cumplir con los nuevos requisitos.

"Esto apesta, y eso es una subestimación", dijo Airbnb con pánico al anunciar que estaba cancelando miles de reservas con propietarios que no habían podido obtener un número de registro antes del 15 de Junio.

Además, la ley impide a los propietarios alquilar propiedades por más de 180 noches por año y las autoridades locales pueden llegar a imponer más restricciones.

En Kyoto, por ejemplo, una de las ciudades con más turistas, considera que los alquileres de áreas residenciales solo están permitidos entre mediados de Enero y mediados de Marzo, durante la temporada baja en la cual no hay mucho turismo.

Tales restricciones están en efecto estrangulando el sector, dice Hiroyuki Kishi, un ex funcionario del Ministerio de Comercio y ahora profesor en la Universidad Keio de Tokyo.


Para Airbnb, las leyes buscan proteger la industria hotelera y los ryokans, posadas tradicionales japonesas, mientras que el lobby de taxis ha dificultado la instalación de la tienda de Uber para viajar por Japón.

"Para promover la economía colaborativa, tenemos que flexibilizar las regulaciones" para permitir que nuevos jugadores ingresen en el mercado, dijo Kishi.

Kishi cree que a pesar de los esfuerzos de reforma económica del primer ministro Shinzo Abe, el gobierno no tiene intención de abrir el sector por temor a una reacción violenta en sectores que hasta ahora han disfrutado de un monopolio.

Las empresas de economía colaborativa también se han visto relegadas a otro lado, con Uber siendo acusado de eludir las regulaciones y dejando obsoletos los trabajos de larga duración. Y Airbnb es criticado por hacer subir los precios y transformar áreas residenciales en muchos destinos turísticos populares.

Takashi Sabetto, de una asociación que busca promover la economía colaborativa, dijo en Japón que "la opinión pública está muy en contra de servicios como Airbnb y Uber".

"Hemos tratado de cambiar esta mentalidad, pero es muy difícil. Lleva tiempo ", agregó Sabetto.

Una razón es que "los japoneses son muy protectores de su privacidad".

La cultura de compartir no está arraigada en la sociedad y, en el caso de Airbnb, no les gusta el ruido y el riesgo de seguridad causados por una procesión de turistas en su patio trasero, dijo.

Además, a diferencia de muchas economías desarrolladas, la calidad del servicio es muy alta en Japón. Llamar a un taxi en una ciudad importante rara vez lleva más de unos segundos, lo que reduce la demanda de servicios de tipo Uber.

A pesar de esta sombría imagen, hay algunos éxitos, señala Sabetto, y las generaciones más jóvenes muestran "un mayor interés" en la economía colaborativa.

Los planes para compartir coche y bicicleta están despegando y el servicio de entrega de comida UberEATS ha sido un éxito en Tokyo desde su llegada en 2016.

Pero las startups locales luchan por mantenerse financieramente a flote, dijo Sabetto, en un país que tiende a enorgullecerse del monozukuri (artesanía) por encima de la innovación.

Algunas empresas se están alejando de las ciudades hacia el campo, donde una tendencia constante a la despoblación ha hecho que la economía colaborativa sea más atractiva.

Uber dijo el mes pasado que lanzará un programa piloto este verano para conectar turistas y residentes con conductores disponibles en la isla occidental de Awaji.

Pero Sabetto dijo que era necesario un cambio en la cultura para que la economía colaborativa echara raíces.

"Me gustaría que los extranjeros que son conscientes de la economía colaborativa hagan que su voz se escuche más para cambiar la situación", dijo.

Fecha de publicación: 
Autor: guiadejapon.es

  Artículos relacionados

  •   Comentarios

      Vocabulario básico
      Alquilar WI-FI/4G en Japón
      JR Pass: Viaja en tren bala
      Cambio de moneda: Euro - Yen
    El Blog

     Archivo

    Entradas
    Temas
  • Viajar
  • Vida
  • Herramientas
  • Restaurantes
  • Blog

     Novedades